lunes, 15 de septiembre de 2008

Neo

En Educación de Adultos, y concretamente en los niveles de Alfabetización, solemos referirnos a las personas que han aprendido a leer recientemente como "neolectores". Podemos apreciar en ellos el entusiasmo que proporciona la gran ventana que se abre ante sus ojos. Los que aprendimos a leer de pequeños difícilmente podemos ponernos en su lugar. Imaginemos por un momento, o mejor durante un día, que todos los carteles, notas, indicadores, números, y cualquier otra informaicón escrita, empezando por el número de nuestra casa, estuviese marcado en caracteres chino, coreanos o japones. Sinceramente os invito a llevar a cabo ese pequeño ejercicio mental. Aemás el ejercicio se continúa cuando pretendemos entregar un mensaje a alguien siempre que no sea hablado.
Hace algunos años, en Madrid, se diseñó una campaña publicitaria basada en esta idea. Aparecían dos imagenes del mismo cartel, (por ejemplo una estación de Metro) en un caso se mostra real, y en el otro se habían borrado todas las letras y números.
Probemos el ejercicio mental y seguiremos hablando de Neo.

1 comentario:

Drea dijo...

Je, yo estuve haciendo las prácticas de la carrera en alfabetización de adultos y me encantó.