sábado, 13 de diciembre de 2008

Navidad 2009


Buscando fotos de la nevada del día 29 de enero de 2006 hice esta sencilla postal para todos.
Si la Navidad es paz, amor y alegría, hagamos Navidad todos los días.

jueves, 11 de diciembre de 2008

El niño furtivo


El niño furtivo

Abrí los ojos después de los cien años
y al ver de nuevo la claridad del día
paré a reflexionar y miré de lejos
y se llenó mi cuerpo de alegría

Vi a mí pueblo adornao de palmeras
volví a mirar de cerca : ¡qué ilusión!
se me han llenao de aire los pulmones
de ánimo y de paz el corazón.

Vi unas casas en serie como nácar
que alegre los pájaros volando
un jardín y un recreo entre adelfas
cuantos niños corriendo vi jugando.

Y una balsa grande como la mar
y un castillo moderno y mil farolas
una isla pequeña que al soplar el viento
se me pierde de vista entre las olas.


Fragmento de la poesia recogida en el libro
"Besana" de Rafael (2004)

Invierno


Amanece lentamente, sin prisas, sin ganas, casi sin querer. Pero amanece al fin. Desde la parte más alta del pueblo, a las afueras, mirando al río se aprecian los primeros brillos entre las nubes. Apenas se nota el viento, pero es tan frío y tan sutil, como dicen los de Madrid, que mata a un hombre y no apaga un candil.
Pero así abrigado, encogido, en silencio parece que se agudizan más los sentidos para apreciar lo extraña y sobrecogedora que es la naturalez. En este instante abre sus puertas y nos regala un nuevo día.
De nosotros depende lo que hagamos con él.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Lucios



El fin de semana del 1 y 2 de noviembre se ha celebrado en el embalse de Orellana el Opend de Lucio, con una participación de 105 participante inscritos.
Parece ser que se han batido records de captura de ocasiones anteriores.
Los días han sido soleados y frescos, y el ambiente muy agradable.

lunes, 22 de septiembre de 2008

GUADIANA Y SU ENERGIA I


Agua con fuerza: Ahora que están siendo objeto turístico los antiguos molinos instalados en las márgenes de los río podemos echar un vistado a lo suponía desde hace siglos el aprovechamiento de la fuerza del agua. Parece como si ahor con los "molinillos de vientos" y las placas solares estuviésemos descubriendo las energías renovables. Siempre han estado ahí, quizá sólo haya ido variando la forma de utilizarlas y su eficien


¿Acaso tender la ropa al sol no es aprovechar su energía térmica como secadora?

Ahí van unas nociones sobre la energía hiraulica.

Energía hidráulica, energía que se obtiene de la caída del agua desde cierta altura a un nivel inferior lo que provoca el movimiento de ruedas hidráulicas o turbinas. La hidroelectricidad es un recurso natural disponible en las zonas que presentan suficiente cantidad de agua. Su desarrollo requiere construir pantanos, presas, canales de derivación, y la instalación de grandes turbinas y equipamiento para generar electricidad. Todo ello implica la inversión de grandes sumas de dinero, por lo que no resulta competitiva en regiones donde el carbón o el petróleo son baratos, aunque el coste de mantenimiento de una central térmica, debido al combustible, sea más caro que el de una central hidroeléctrica. Sin embargo, el peso de las consideraciones medioambientales centra la atención en estas fuentes de energía renovables.

Historia

Los antiguos romanos y griegos aprovechaban ya la energía del agua; utilizaban ruedas hidráulicas para moler trigo. Sin embargo, la posibilidad de emplear esclavos y animales de carga retrasó su aplicación generalizada hasta el siglo XII. Durante la edad media, las grandes ruedas hidráulicas de madera desarrollaban una potencia máxima de cincuenta caballos. La energía hidroeléctrica debe su mayor desarrollo al ingeniero civil británico John Smeaton, que construyó por vez primera grandes ruedas hidráulicas de hierro colado.

La hidroelectricidad tuvo mucha importancia durante la Revolución Industrial. Impulsó las industrias textil y del cuero y los talleres de construcción de máquinas a principios del siglo XIX. Aunque las máquinas de vapor ya estaban perfeccionadas, el carbón era escaso y la madera poco satisfactoria como combustible. La energía hidráulica ayudó al crecimiento de las nuevas ciudades industriales que se crearon en Europa y América hasta la construcción de canales a mediados del siglo XIX, que proporcionaron carbón a bajo precio.

Las presas y los canales eran necesarios para la instalación de ruedas hidráulicas sucesivas cuando el desnivel era mayor de cinco metros. La construcción de grandes presas de contención todavía no era posible; el bajo caudal de agua durante el verano y el otoño, unido a las heladas en invierno, obligaron a sustituir las ruedas hidráulicas por máquinas de vapor en cuanto se pudo disponer de carbón.

lunes, 15 de septiembre de 2008

Carteles para Neo

Probad a imaginar todo los carteles, rótulos, letreros, notas, en cualquier lugar soporte o medio, en el que aparezcan las letras y números que podeis leer como si estuviesen tachados o escritos en una lengua totalmente incomprensible.

Saludos

PD
Más abajo sigue la foto con el cartel original.

http://www.circulum.org/cafene/cafeneo.htm
Posted by Picasa

Neo

En Educación de Adultos, y concretamente en los niveles de Alfabetización, solemos referirnos a las personas que han aprendido a leer recientemente como "neolectores". Podemos apreciar en ellos el entusiasmo que proporciona la gran ventana que se abre ante sus ojos. Los que aprendimos a leer de pequeños difícilmente podemos ponernos en su lugar. Imaginemos por un momento, o mejor durante un día, que todos los carteles, notas, indicadores, números, y cualquier otra informaicón escrita, empezando por el número de nuestra casa, estuviese marcado en caracteres chino, coreanos o japones. Sinceramente os invito a llevar a cabo ese pequeño ejercicio mental. Aemás el ejercicio se continúa cuando pretendemos entregar un mensaje a alguien siempre que no sea hablado.
Hace algunos años, en Madrid, se diseñó una campaña publicitaria basada en esta idea. Aparecían dos imagenes del mismo cartel, (por ejemplo una estación de Metro) en un caso se mostra real, y en el otro se habían borrado todas las letras y números.
Probemos el ejercicio mental y seguiremos hablando de Neo.
El rincón junto al palacio ha quedado muy curiosito y acogedor.
Aunque es pequeño tiene el encanto de esos lugares antiguos rescatados del tiempo.

Enredando con Photosoph se pueden cambiar los aspectos de las imágnes más corrientes.
Posted by Picasa

Indicador

Indicador de acceso a Orellana la Vieja desde la carretera Nacional 430
Posted by Picasa

domingo, 14 de septiembre de 2008

El Guadiana

Guadiana
La cuenca del río Guadiana se encuentra dentro de la meseta central y cubre unos 16.000 km2 desde el nacimiento del río Cigüela hasta el embalse del Vicario. Cuatro importantes sistemas acuíferos se extienden a lo largo de unos 10.500 km2 dentro de la cuenca, los sistemas de Sierra de Altamira, Lillo-Quintanar, Consuegra-Villacañas, Campo de Montiel y Mancha Occidental. El desarrollo agrícola de zona debe su expansión a la utilización de las aguas subterráneas para riego. La extracción de aguas para este fin, especialmente durante períodos de sequía, ha producido un descenso peligroso de los niveles piezométricos, lo que ha ocasionado la desaparición de importantes zonas húmedas (tales como Las Tablas de Daimiel) y la disminución de la calidad del agua.

Según cuenta Cervantes en el Quijote:

"Está considerado como el nacimiento del río Guadiana, y tuvo su origen, según la fabulación cervantina, en un encantamiento del mago Merlín sobre Doña Ruidera y sus sobrinas, que por tales sortilegios se convirtieron en formaciones lacustres."

sábado, 13 de septiembre de 2008

Nativo digital

Hace aproximadamente diez mil años, sólo algunos privilegiados disponían de la habilidad suficiente para encender y mantener el fuego. Eso les daba un inmenso poder sobre su propio clan y sobre las tribus de los alrededores. Suponía un gran avance que permitía endurecer las punta de lanza de madera, ayudaba a darle un toque exquisito a la carne y al pescado, un toque casi de alta cocina, servía de arma defensiva y de ataque, era una manifestación de la energía verdaderamente impresionante y peligrosa.

Algunos milenios después, los mejores observadores de la tribu, los magos y por supuesto algunos entusiastas de las novedades tuvieron al atrevimiento y el acierto de conseguir con muchísima paciencia a partir de unos granos de trigo raciones suficientes para el clan, sin tener que andar recorriendo incansablemente el territorio de una lado para otro. Eso sí había que utilizar la técnica más refinada pues si las semillas se colocaban demasiado hondas morían sin asomar a la superficie, y si estaban excesivamente someras eran los pájaros los que se las comían. No resultaba sencillo, más bien era difícil y complejo sacar adelante en el lugar elegido las plantas que se había demostrado con el paso de los años que eran muy provechosas.

Aquel descubrimiento, el de la agricultura, tuvo enormes e imprevistas consecuencias. Algunos miembros del clan debían quedarse hasta seis lunas para cuidar los cultivos, había que protegerlos de los depredadores y separar algunas hierbas nocivas.

Diseñaron herramientas específicas que llamaron azada, parece ser que siete mil años después se seguirían utilizando. Tuvieron que aprender nuevos oficios y especializarse. Incluso disfrutaron de una abundancia que les permitió el trueque con otros productos entre las tribus vecinas.

Debido a la permanencia en el mismo territorio, se fueron mudando las costumbres, algunos aprendieron a construir tapias y muros que cubrían con cañas y barro. La experimentación más atrevida y la observación continuada les llevó al descubrimiento de grandes cambios estructurales en la materia: el blando y pegajoso barro se tornó en dura y resistente cerámica. Quedaron maravillados, era una aplicación del fuego que antes sencillamente no habían tenido tiempo de apreciar. Esa técnica les abrió la posibilidad de disponer de recipientes incluso para líquidos. Verdaderamente asombroso.

Aquellas técnicas, ligeramente refinadas incluso hoy se utilizan.

Las armas y herramientas toscamente talladas pasaron a pulimentarse con gran parsimonia obteniendo más finura y precisión. Los descendientes de aquellos aventureros, muchas generaciones después dieron en llamarlo revolución Neolítica.

Todas aquellas técnicas y la diversidad de oficios y productos excedentes plantearon la necesidad de tomar nota. Hubo que inventar la escritura. Éste sí que fue un descubrimiento notable. Los objetos, los animales, incluso las personas, ya no eran sólo seres reales. Su representación simbólica podía hábilmente sustituirlos.

Por supuesto, surgieron desconfianzas, se le atribuyeron propiedades malignas a aquellos signos.

Y claro, otorgaron poder a los que sabían utilizarlos y entenderlos.

Era realmente mágico, en una tablilla de cerámica podían estar representados diez mil corderos y su valor.

Qué cosas más extrañas y misteriosas. Tanta importancia dieron a este invento que más adelante dividieron el tiempo den dos partes: antes y después de la escritura.

Andando el tiempo hubo quien llegó incluso a inventar una maquinaria y unos métodos que permitían repetir interminablemente y casi sin esfuerzo aquellos símbolos y ponerlos a la disposición de casi todas las tribus. Admirable. Pero no se libró de la desconfianza y las críticas, tanto conocimiento suelto no podía ser bueno. Los libros fueron perseguidos y quemados. Como en los orígenes, en los tiempos primitivos cuando reinaba la ira echaban mano del primero de los descubrimiento y su poder abrasador y “purificador”. Pero sobrevivieron los libros y se multiplicaron. También se pensó que tras aquello sería imposible inventar algo que pusiera los conocimientos y también la imaginación al alcance de casi todos.

Pero la curiosidad humana es casi tan ilimitada como sus tonterías. A estas alturas ya había máquinas de agua, palancas, andamiajes y poleas diversos, y la fuerza de los animales y las de las personas se utilizaba con gran eficacia.

El fuego era controlado con técnicas muy exactas, se disponía de hornos y fraguas. Era el “no va más”.

Pero fue. A más. A bastante más.

Ciertos individuos temerarios experimentadores, incluso a riesgo de su propia vida, llegaron a liberar una energía inédita, inmensa, increíble, inagotable, …

Habían inventado lo que dieron en llamar la máquina de vapor y el motor de explosión. Ahora sí que controlaban la energía del carbón y otros combustibles fósiles.

Incluso hubo un gran descubrimiento que permitía romper la noche, no ya con farolas de gas o fogatas, sino con el más maravillo invento: la electricidad.

Esto sí que solucionaba todos los problemas, y claro, planteaba otros nuevos.

Las máquinas a diferencia de los animales y las personas no se cansaban, no les afectaba demasiado el frío o el calor, ni el sueldo. Surgieron las fábricas, la producción en serie y las formas de organización social conocidas hasta la fecha se tambalearon. Efectivamente la revolución Industrial supuso drásticos y generalizados cambios económicos, sociales, políticos, etc.

Aquellas poderosas y cada vez más versátiles máquinas sirvieron para modificar el curso de los ríos, horadar las montañas, desplazarse a velocidades de vértigo, fabricar miles de objetos iguales con gran eficacia. Sí también para la guerra. Cómo no.

Se lograron avances realmente mágicos: ver y oír a grandes distancias.

Esta época ya sí que resultaba realmente insuperable. Las formas de organización social, las casas y las ciudades, la ropa y los alimentos, todo, absolutamente todo se había visto influenciado por los avances técnicos y mecánicos.

Ya no quedaba nada más por conocer y descubrir. La escritura estaba al alcance de casi todos, la radio y la televisión informaban puntual y rápidamente de cualquier acontecimiento en el otro extremo del planeta.

Pero la curiosidad y los experimentos no paraban.

Aún queda una fuerza por desatar. Estaba escondida en determinadas piedras que no necesitaban la luz del sol para emitir luminiscencia, incluso para quemar lentamente a sus descubridores.

Era aún más poderosa de lo que sus cálculos habían estimado. A doce mil años de distancia del descubrimiento del fuego estaban a punto de liberar la gran bestia. Escondida en el núcleo de algunos átomos se demostró inmensa, cegadora, aplastante, terrorífica. Se atrevieron a abrir la caja de los truenos. Y como no, la primera utilidad fue para la guerra. El arma definitiva, total, ya no habría quien resistiera, los primeros en poseerla serían los dueños del mundo. Pero el mundo es muy grande y no tiene dueño ni se lo come nadie. La energía atómica se extendió, incluso empezó a utilizarse para producir más electricidad, y curiosamente también en la medicina. En el terreno bélico se había llegado a lo que frívolamente definiríamos como empate técnicos, se disponía de capacidad para eliminar en unos minutos a toda la humanidad sin importar quién emprendiera la mecha.

Pero aquello no alteró las formas de organización social ni las costumbres.

Casi sin darnos cuenta, en medio de tanto alboroto nuclear y sin ruidos, se había pasado de la electricidad a la electrónica.

Se diseñaron y desarrollaron grandes y complicadas máquinas de cálculo que sólo los gobiernos y grandes empresas eran capaces de comprar y utilizar. No se prestó demasiada atención en su momento a aquellos cacharros.

Pero poco a poco se construyeron más pequeños, sencillos, baratos, rápidos y versátiles. Incluso en un sistema que se había diseñado para la guerra y la segunda actividad más tonta de la humanidad espiarse unos a otros para terminar sabiendo todos lo mismo.

Lo llamaron ARPANET, era un sistema de redes muy rápido y seguro con el que la información podía dar la vuelta al planeta en décimas de segundo. Incluso podemos pensar que se dio el paso decisivo al hacer algo parecido a lo que ocurriera milenios antes con la escritura. Ponerla al alcance de todos, o de casi todos. Lo liberalizaron y lo llamaron Internet.

Al principio incluso los supuestos expertos vaticinaron que no tendría futuro. Pero lo tuvo y se extendió por era barato y sencillo.

Pero volvieron a aparecer los agoreros señalando que de ninguna manera podía ser bueno, que cualquier chiquillo podía aprender a fabricar una bomba atómica, que creaba dependencia de las pantallas y los teclado, que no se, infinidad de peligros y males. Y encima no se podía quemar como hicieron tiempo atrás con los libros. Es más ahora añoraban los libros porque pensaban que este invento llevaría a la desaparición de ellos. En fin esto no ha hecho nada más que empezar. Todo estaba basado en que a los pequeños impulsos eléctricos les asignaron valores de ceros y unos. Habían hallado la forma de sustituir lo analógico. Se aceleraron los cálculos, se le dio a la transmisión de información una velocidad próxima a la de la luz.

Parece ser que incluso en las escuelas se habían dejado de utilizar los lápices, bolígrafos y cuadernos. Inimaginable.

Teníamos que darnos cuentas de que la alegría y el conocimiento son dos cosas aumentan y crecen más cuanto más se reparten.

Se vio la posibilidad casi ilimitada de aplicar la electrónica y los procedimientos digitales a todo o a casi todo, y además se creó Internet.

martes, 29 de julio de 2008

De internet en el Aula


Probando las posibilidades del uso de internet para EPA, que parecen ser ilimitadas.
Habrá que familiarizarse con estas herramientas y aprovechar todo su potencial